En el condado de Garfield los antecedentes pueden presentar obstáculos a la confianza entre la comunidad latina y la policía | PostIndependent.com
YOUR AD HERE »

En el condado de Garfield los antecedentes pueden presentar obstáculos a la confianza entre la comunidad latina y la policía

Las relaciones deterioradas entre la policía y la comunidad latina en Glenwood Springs no surgieron de la noche a la mañana, o sin razón, dijo Alex Sanchez, director ejecutivo de Voces Unidas.

“Hemos escuchado historias de departamentos de policía extremadamente agresivos que usan equipo táctico y militar; de cuatro o cinco oficiales haciendo una simple parada de tráfico. Por eso este tipo de experiencias generan falta de confianza entre la comunidad y nuestro departamento de policía,” afirmó Sanchez.

En un correo electrónico, Sanchez escribió que en los últimos 12 meses Voces Unidas ha escuchado de 22 personas diferentes sobre ocasiones que describieron como tratamiento injusto por parte de policías. En el verano, durante las congregaciones de Black Lives Matter en Rifle, Sanchez escribió que el personal de Voces Unidas presenció tratamiento preferencial de la policía hacia diferentes comunidades.



“Una pandilla de motocicletas acosó y lanzó proyectiles usando sus tubos de escape a mujeres, niños y a otros participantes en la marcha de BLM (y) milicias armadas intimidaron a protestantes pacíficos acechándonos mientras marchábamos. (Todo esto) sucedió a plena vista y en frente de la policía. Incluso el personal de Voces Unidas recibió amenazas y comentarios racistas en nuestros medios sociales tras los eventos de BLM en Rifle,” escribió Sanchez.

Un caso reciente de extorsión e intimidación hizo que el jefe de policía de Glenwood Springs, Joseph Deras, publicara una declaración explicándole a la gente que el estatus migratorio no es motivo de preocupación a la hora de reportar un crimen a la policía. Deras ascendió como jefe de la policía poco después del inicio de la pandemia y no ha tenido muchas oportunidades de conocer a la gente cara a cara, como le hubiera gustado, pero dijo que se siente preparado para conectarse con la comunidad latina en parte por su identidad y su anterior experiencia de trabajo.



“Durante el proceso de elección no oculté que tenía las habilidades necesarias para comunicarme con la gente, a cierto nivel no soy un hablante nativo. Mi esposa y yo criamos a nuestro hijos en una familia bicultural,” Deras dijo. “Mi experiencia en California trabajando principalmente con comunidades latinas o en comunidades mayoritariamente de inmigrantes me sitúa en un lugar ventajoso para entender cómo estas relaciones pueden ser tensas o cómo la gente puede tener miedo de los cuerpos policiales. De modo que estoy en una posición en la que puedo trabajar para aliviar los temores que la gente pueda tener.”

Junior Ortega, cofundador y organizador comunal de AJUA (Asociación de Jóvenes Unidos en Acción: Association of Youth United in Action) una organización de defensa de los derechos de los inmigrantes y justicia social dirigida por jóvenes, dijo que si bien hay casos de información traducida al español por los departamentos de policía, no es algo que suceda regularmente en el condado de Garfield.

“Parece que siempre tenemos que andar investigando para asegurarnos de que la información salga. Y lo vimos con el incendio de Grizzly Creek,” Ortega dijo.

Al inicio del incendio la información sólo fue publicada para la comunidad en inglés. Fue gracias a los líderes de la comunidad latina que la ciudad comenzó a traducir su sesiones de información en Facebook Live además de otra información en español que salvó vidas. En respuesta al comunicado de prensa del jefe Deras relacionado con el caso de extorsión que utilizó como ventaja el estatus migratorio, Ortega dijo que es un indicio positivo de cambio dentro del cuerpo policial, pero que los miembros de la comunidad latina están acostumbrados a actuar con precaución y pueden sospechar de la información procedente de instituciones locales.

El equipo de documentación de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Colorado (CIRC, por sus siglas en inglés) registró 216 casos de maltrato por parte de la policía desde 2016. AJUA, una de las organizaciones asociadas con CIRC, también compartirá los casos que registren para agregarlos a la base de datos general del estado. Esto no es una representación de cuántas llamadas recibieron en su línea directa en general, ya que a veces las personas optan por el anonimato.

“Esas declaraciones definitivamente ayudan a la comunidad,” Ortega dijo. “Pienso que algo que hemos aprendido a hacer o cómo aprendemos a adaptarnos es que hemos estado muy al tanto de lo que oímos y de lo que creemos.”

Deras dijo que él vio el caso de extorsión como una oportunidad para acercarse a la comunidad latina directamente, pero tanto Sanchez como Ortega están de acuerdo en que las traducciones son algo que se debe hacer regularmente. Eso fortalece la confianza—pero no descarta situaciones en las que los latinos fueron tratados injustamente, lo que puede dañar una relación que de por sí ya es frágil.

“Tenemos que andar con cuidado. Aunque potencialmente se esté generando confianza, siempre hay alguien que llega a socavar dicha confianza. Ya sabes, es estupendo que a veces demos un paso hacia delante, pero (luego) damos tres hacia atrás,” Ortega dijo.

Deras dijo que está planeando presentar un programa de academia de policía para la comunidad en español, dirigido a la comunidad latina para que puedan entender mejor cómo funciona el departamento. Deras dijo que ha dirigido programas similares de 12 semanas en trabajos pasados y que éstos crean relaciones y que los participantes pueden compartir sus experiencias con los demás.

“Al final de esas 12 semanas ellos se van siendo amigos de nuestro personal y realmente son defensores de la policía,” Deras dijo.

Sanchez dijo que a pesar del estatus migratorio, hacer esas conexiones con la policía puede ser difícil debido a la falta de conocimiento sobre cómo navegar el sistema, a barreras lingüísticas o a historias que refuerzan la desconfianza. Sin embargo, él dijo que le gusta la dirección en que Deras está llevando al departamento de policía de Glenwood y espera ver más esfuerzos para conectar con la comunidad en el futuro.

“Nosotros como organización somos muy optimistas sobre algunos de los nuevos líderes que han surgido en varias instituciones. Y deseamos continuar trabajando con ellos mientras examinan su departamento para asegurarse de que ellos se llevan bien con la gente, de que se mantienen en contacto y generan confianza con nuestra comunidad, porque esto mejora la seguridad pública,” Sanchez dijo.

 

Puedes contactar a la reportera Jessica Peterson al 970-279-3462 o en jpeterson@postindependent.com.


Support Local Journalism

Support Local Journalism

Readers around Glenwood Springs and Garfield County make the Post Independent’s work possible. Your financial contribution supports our efforts to deliver quality, locally relevant journalism.

Now more than ever, your support is critical to help us keep our community informed about the evolving coronavirus pandemic and the impact it is having locally. Every contribution, however large or small, will make a difference.

Each donation will be used exclusively for the development and creation of increased news coverage.