Policías del condado de Garfield relajadas ante hacer cumplir las leyes de inmigración. | PostIndependent.com

Policías del condado de Garfield relajadas ante hacer cumplir las leyes de inmigración.

Ryan Summerlin
rsummerlin@postindependent.com
IN ENGLISHRead this story in English.

El Departamento de Seguridad Nacional (DSN) anunció a principios de esta semana un cambio amplio en la dirección de la aplicación de la ley de inmigración, parte de la cual podría incluir a la policía local en la ayuda para la búsqueda de inmigrantes deportables.

Los agentes de policía del condado de Garfield no están entusiasmados con su participación.

Poco después de las elecciones presidenciales de noviembre, la policía y los departamentos del alguacil del valle del Roaring Fork ofrecieron un evento abierto al público para calmar la ansiedad entre los inmigrantes. El mensaje general era que las agencias locales de policía no tienen la autoridad para hacer cumplir las leyes federales de inmigración y no estarían buscando a los inmigrantes para deportarlos.

Pero los nuevos memorandos del DSN están reviviendo un programa no tan antiguo del mismo departamento, el 287 (g), que borraría esa separación jurisdiccional. Este programa alienta a los departamentos locales de policía a ser contratados para hacer cumplir la ley federal de inmigración, al cual el DSN se refiere como un “multiplicador de la fuerza”.

Esencialmente, sus oficiales de policía locales se convertirían en oficiales de inmigración.

Pero ninguno de los jefes de la policía local o el alguacil del condado de Garfield están ansiosos por lanzarse al programa.

Terry Wilson y Gene Schilling, jefes de policía de Glenwood Springs y Carbondale, respectivamente, aún no estaban familiarizados con todo lo relacionado a los nuevos memorandos del DSN. Pero tuvieron algunas opiniones muy claras sobre lo que sería el dar la tarea a policías locales de buscar gente para expulsar del país.

Ambos dijeron que se preocupan por los efectos perjudiciales de imponer el temor en la comunidad sobre el tema de la deportación.

La policía de Glenwood Springs ya ha visto un incidente reciente en el que, en un accidente de tráfico menor, tres latinos huyeron de la escena a pie, dijo Wilson.

Ambos jefes temen que el miedo a la deportación lleve a muchos inmigrantes a dejar crímenes sin denunciar.

Poco después de la elección Schilling emitió una declaración a la comunidad de inmigrantes con este mismo mensaje. El jefe de policía de Carbondale dijo que le preocupa que muchos inmigrantes sean víctimas de crímenes en los que los perpetradores crean que los perjudicados no acudirán a la policía.

“Estoy algo frustrado de que al parecer los vientos se han desplazado a 2,000 millas al este de aquí, y de repente hay un conjunto diferente de prioridades federales”, dijo Wilson. “Odio ser arrastrado por esos vientos”.

El alguacil del condado de Garfield, Lou Vallario, tuvo opiniones similares. “Me siento como una bola de ping-pong en el juego nacional de inmigración”, dijo sobre las políticas federales cambiantes.

Wilson agregó: “No me gusta disponer de nuestros recursos para hacer lo que otro ha priorizado, tenemos nuestras prioridades locales para mantenernos ocupados. No estoy seguro si usted ha oído hablar de un puente pequeño que se está construyendo aquí”, refiriéndose al reemplazo del puente de la Grand Avenue, el proyecto de infraestructura más grande en la pendiente occidental en una generación, y un disruptor principal del tráfico.

“Mi atención se centra en la seguridad y el bienestar de la comunidad, punto”, dijo el jefe de Glenwood.

Wilson dijo que “no está inclinado a ser un obstructor de los federales”.

Si hay alguna situación en la que la Agencia de Inmigración y Aduanas u otra agencia federal está involucrada con sospechosos de crímenes que ponen en peligro a la comunidad local, entonces la policía de Glenwood Springs apoyará y colaborará con ellos.

“Pero no estoy interesado en que (oficiales de Glenwood) sean oficiales de inmigración”, dijo Wilson. “Si eso es lo que quieres hacer, ve a emplearte con el ICE.”

Wilson dijo que su departamento es una agencia de policía basada en la comunidad que “continuará practicando la vigilancia de la conducta de la gente”, no su origen étnico, antecedentes, estado legal o creencias religiosas.

“Y al final del día mi misión va a ser estipulada por la ley”, dijo.

“Ofrezco a todos, de todas partes, respirar profundo y esperar a ver a donde llegan estas políticas y prácticas, nunca he visto las cosas cambiar de la noche a la mañana, especialmente en nuestro pequeño valle”, añadió.

El jefe de policía de Rifle, Thomas Klein, dijo que aún no estaba bien documentado sobre las nuevas políticas del DSN. Destacó que no ha visto implementar el programa 287 (g) en los departamentos de policía municipal. El programa fue utilizado principalmente en las cárceles, dijo.

Vallario, que supervisa la cárcel del condado, tampoco está entusiasmado con el programa 287(g).

En primer lugar, la capacidad para hacer cumplir la ley federal de inmigración no significa mucho si la cárcel no puede mantener a los sospechosos de estar en el país ilegalmente.

El ICE solía ser capaz de solicitar que una cárcel detuviera a una persona que se creía que estaba ilegalmente en el país. Pero las llamadas “detenciones del ICE” han sido ampliamente declaradas inconstitucionales en los tribunales federales.

Además, la oficina del alguacil no tiene los recursos, especialmente en la cárcel, para asumir responsabilidades federales de policía de inmigración. Los agentes de patrullaje y detenciones tendrían que ser enviados a capacitación sobre cómo funciona el ICE y sobre el acceso a su base de datos, y la cárcel necesitaría un mínimo de cuatro agentes para mantener este trabajo, dijo Vallario.

Cuando el programa 287 (g) estaba activo, era bastante popular, principalmente en las cárceles grandes que tenían inmigrantes indocumentados traídos con regularidad.

Pero teniendo en cuenta el tamaño de la cárcel del condado de Garfield, probablemente no vale la pena la inversión, dijo el alguacil.

Vallario dijo que el “probablemente no esté interesado en 287 a menos que el condado de Garfield comience a ver un tremendo número de (inmigrantes indocumentados) que sean retenidos para que ICE o la policía los trajeran”.

Alternativamente, el DSN está trayendo de vuelta “Comunidades Seguras” en línea, un programa de huellas dactilares que permite a las cárceles compartir información de identificación con el ICE. Este programa eliminará en gran medida la necesidad del 287 (g) en la cárcel.

La cárcel puede no retener a un inmigrante deportable para ICE, pero compartirá información sobre ese detenido con la agencia de inmigración.

“Ahora mismo puedo decirles que estoy seguro de que no tengo la autoridad para hacer cumplir la ley federal de inmigración”, dijo Vallario.


Start a dialogue, stay on topic and be civil.
If you don't follow the rules, your comment may be deleted.