Columna de la riqueza cultural comunitaria: La herida que va sanando | PostIndependent.com
YOUR AD HERE »

Columna de la riqueza cultural comunitaria: La herida que va sanando

Jocelyn Leal Quezada es una estudiante de tercer año en el programa de Educación de Maestros de CMC. Ella ha vivido en el valle durante 16 años y quiere seguir enseñando aquí cuando se gradúe.

Escribí esta columna para compartir mi historia a través de mis valores culturales: aspiracional, lingüístico, familiar, de navegación, social y de resistencia. Sé que todos tenemos una herida abierta en nuestras vidas y quiero compartir la mía para poder sanar. Escribo en mis dos idiomas porque así es como pienso y como me expreso, a veces en inglés, a veces en español, pero siempre desde el corazón.

Mantener y nutrir las aspiraciones

Aspiro a ser maestra bilingüe (bilingual teacher). No quiero ser una estadística más, quiero cambiar la forma en que la gente me ve. No soy sólo una chica méxico-americana de un pueblo pequeño. Quiero ser la persona que yo necesitaba cuando estaba en la escuela porque nunca me vi a mí misma ni a mi cultura reflejada en el sistema escolar. Quiero ser una agente de cambio y una educadora. Mi motivación es mi madre. Quiero enorgullecerla. Quiero que todos los sacrificios que ella hizo por mí se reflejen en lo que hago. Quiero ayudar a los estudiantes mediante una educación sustentada en la cultura. Pienso en los estudiantes que no reciben la educación que merecen porque el sistema genera perspectivas de pensamiento deficitarias, como las que experimenté en la escuela. Quiero que sepan que ellos son lo más valioso en el aula, por ejemplo, para la equidad, la inclusión, en lo académico y en el aprendizaje socioemocional, y que tendrán éxito pase lo que pase.

Usar habilidades lingüísticas

Mi primer idioma fue el español. Entré a la escuela y no usaba el español en mis estudios. En mi casa hablaba español pero cuando llegaba a la escuela todo tenía que ser en inglés. Si usaba español sentía que me juzgaban. Había una muralla entre mis idiomas. En la preparatoria, mis amigas y yo hablábamos español entre nosotras y, al hablarlo, expresábamos nuestras verdaderas voces: lo que éramos nosotras y nuestros orígenes. Entré al colegio y vi que mi primer lenguaje no era algo que debía avergonzarme sino llenarme de orgullo. En mis clases del colegio mi idioma no solo me ha apoyado a mí sino a mis compañeras. Hemos creado puentes para que ellas como maestras monolingües vean la importancia y los beneficios de usar más de dos idiomas en la educación nuestra y de nuestros estudiantes.



Adquirir conocimiento y sabiduría

Mi familia me ha convertido en la persona que soy hoy. Al principio éramos cuatro, pero cuando tenía cuatro años éramos sólo tres. Es decir que crecí sin un padre, lo que puede parecer un obstáculo, pero para mí no lo es. Eso es porque fui bendecida con una madre increíble. Ella es una mujer que me inspira cada día. La veo sonreír y es como si nunca hubiera tenido dificultades en su vida. Ella es la persona más fuerte que conozco. A través de sus propias experiencias y sabiduría, me hace avanzar y me enseña que hay mucho más en la vida que lo que hemos experimentado. Ella quiere que haga cosas que ella nunca tuvo la oportunidad de hacer porque fue influenciada por el sistema patriarcal para convertirse sólo en madre y esposa.

Usar mi trasfondo cultural

Pongo a servir mis activos en la escuela secundaria. Participar en el consejo estudiantil durante la secundaria me llevó a postularme para presidente de la clase de último año. Uno de mis objetivos era ser oradora en nuestra ceremonia de graduación y representar a quien yo era y a mi comunidad. Al dar ese paso encontré desafíos y dudas ya que estaba enfrentando al status quo. Cuando surgieron los desafíos, escuché la sabiduría de mi madre para seguir adelante. Utilicé mi bilingüismo para llegar a una población estudiantil más amplia. Di mi discurso y, para mi asombro, gané. Me di cuenta de que necesitaba trascender a las personas con las que había crecido.



Servir a mi comunidad

Soy una estudiante de primera generación. Fue difícil aplicar a universidades y a becas porque nunca había hecho algo así. Aprendí a mantener un balance con dos trabajos: como paraprofesional a medio tiempo y como gerente en McDonald’s, y con mis responsabilidades como estudiante a tiempo completo. Por ejemplo, un semestre tomé 19 créditos y trabajaba seis días a la semana, incluidos los turnos de las 4 a.m. y fines de semana, y completaba todas mis asignaciones encima de las 80 horas de experiencia de campo para mis cursos de educación. No me he dado por vencida porque mi objetivo es graduarme con un bachillerato en educación primaria con un énfasis en educación cultural y lingüísticamente diversa, además de un énfasis en educación bilingüe.

Navegar las instituciones sociales

Ser estudiante en CMC me ha abierto muchas puertas. Ahora estoy en tercer año y si no fuera por CMC no creo que hubiera llegado tan lejos. En mi primer año en el programa de educación, me contrataron en Highland Elementary como paraprofesional de desarrollo del idioma inglés. Esta posición me abrió aún más oportunidades: trabajar con los estudiantes en el aula, refinar mis prácticas e implementar lo que estoy aprendiendo en la universidad. Recientemente tuve que tomar la difícil decisión de dejar este puesto para ahorrar fondos y garantizarme un año de pasantía estable.

Estas instituciones, familiares, amigos, y sistemas de apoyo me han impactado. Mis amigas y yo tenemos metas en común y hemos estado juntas desde la escuela primaria. Nos ayudamos unas a otras para alcanzar el éxito y convertirnos en las personas que aspiramos a ser.

Jocelyn Leal Quezada es una estudiante de tercer año en el programa de Educación de Maestros de CMC. Ella ha vivido en el valle durante 16 años y quiere seguir enseñando aquí cuando se gradúe.

 

 


Support Local Journalism

Support Local Journalism

Readers around Glenwood Springs and Garfield County make the Post Independent’s work possible. Your financial contribution supports our efforts to deliver quality, locally relevant journalism.

Now more than ever, your support is critical to help us keep our community informed about the evolving coronavirus pandemic and the impact it is having locally. Every contribution, however large or small, will make a difference.

Each donation will be used exclusively for the development and creation of increased news coverage.