Exhortando al apoyo y solidaridad hacia los inmigrantes | PostIndependent.com

Exhortando al apoyo y solidaridad hacia los inmigrantes

IN ENGLISH Read this in English.

El Post Independent continúa apoyando a los inmigrantes -especialmente ahora que los estadounidenses han elegido a un presidente cuya campaña estuvo plagada de retórica anti-inmigrante y amenazó con la deportación masiva de aquellos que se encuentran aquí ilegalmente.

Felicitamos al Superintendente del Distrito Escolar de Roaring Fork, Rob Stein, por su rápida movilización durante la semana pasada para iniciar discusiones acerca de una respuesta coordinada de aquellos que tratan directamente con familias inmigrantes y organizaciones que podrían ofrecer apoyo y asistencia.

Apoyamos este esfuerzo. En un condado donde aproximadamente un tercio de los residentes y la mitad de nuestros escolares son latinos, es crítico entender que muchos de estos vecinos son residentes y ciudadanos legales de los Estados Unidos. También es fundamental comprender su importancia para la economía y las comunidades de nuestra región.

Mike Kaplan, presidente y director ejecutivo de Aspen Skiing Co., escribió en la opinión de invitados del Post Independent que “Nuestro negocio acepta y respeta a nuestros empleados latinos que trabajan duro, sin los cuales no podríamos operar.”

Sin quienes no podríamos operar. Sin quienes esta región perdería futuros líderes ahora en nuestras escuelas públicas y estudiando en el Colorado Mountain College, o en otras escuelas con la intención de regresar. Sin quienes perderíamos voluntarios en nuestras escuelas. Sin quienes perderíamos la diversidad cultural que ayuda a preparar a nuestros hijos para la vida en la auténtica América que divide sus votos entre el presidente electo Donald Trump y Hillary Clinton.

No malinterpretes. Decimos esto sobre el voto total popular para no cuestionar la legitimidad de la elección de Trump. El ganó. Expresó profundos temores y frustración por los estadounidenses de clase trabajadora que han sido ignorados por ambos partidos políticos. Citamos lo cerrado del total de las votaciones para recordar a las dos partes que es sensato ser amables y respetar las diferencias de opinión en el país.

Las cosas que nuestro presidente electo dijo acerca de los inmigrantes durante la campaña no pueden ser desestimadas, y el miedo y la incertidumbre que él creó entre las familias es real. Quizás lo peor es que animó a algunos partidarios -algunos, no a la mayoría- a expresar opiniones racistas. En algunos casos, los niños que escucharon a sus padres decir estas cosas las han llevado a la escuela y se han burlado de sus compañeros de clase inmigrantes.

Del mismo modo, niños cuyos padres evidentemente apoyaron a Clinton han sido malos con los estudiantes que han expresado su apoyo a Trump, lo cual es igualmente inapropiado.

Parece que Trump puede estar alejándose de su retórica de campaña amenazando con deportar a 11 millones de seres humanos que ingresaron al país ilegalmente durante un período de décadas, muchos como niños que no han conocido ningún otro hogar. Un plan dirigido a inmigrantes mexicanos, que en el inicio de su campaña Trump marcó como narcotraficantes y violadores, en realidad llevarlo a cabo sería incrementar el déficit, causar un colapso económico y pasar a la historia como un desastre humanitario épico.

No podemos permitirnos eso desde cualquier punto de vista, y Trump ahora está enumerando la deportación de un estimado de 2 millones de extranjeros criminales como una prioridad, que no es muy diferente del enfoque de la administración de Obama que ha dado lugar a un número récord de deportaciones.

Las prioridades de Trump no hacen mención -sin embargo- de su plan de campaña para expulsar a todos lo que se encuentren aquí ilegalmente, lo que el conservador Foro de Acción Americano estimó costaría entre 400 y 600 billones de dólares y causaría una caída del producto interno bruto real en 5.7 por ciento – comparado con el 4.3 por ciento durante la Gran Recesión.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, dijo el domingo: “No estamos planeando erigir una fuerza de deportación. Donald Trump no planea eso.”

Esperamos que se mantenga.

Para ser claro, el Post Independiente favorece un camino a la ciudadanía para las personas que viven aquí legalmente y para otros que ya están aquí que siguen los procedimientos apropiados para obtener el estatus legal. Estamos a favor de deportar a los delincuentes, pero haciendo todo lo que el país pueda para no fracturar a las familias. Nos gusta el apoyo del senador republicano por Colorado Corey Gardner, hacia encontrar una manera de permitir que los inmigrantes que llegaron ilegalmente como niños puedan permanecer en el país.

Por supuesto que no toleramos entrar al país ilegalmente. Creemos que este es un momento perfecto, con la inmigración neta desde México casi en cero, para diseñar una política racional para la inmigración futura y para tratar con justicia y solidaridad a 11 millones de personas que ya están aquí.

Estas personas, en su mayor parte, pagan impuestos pero reciben pocos beneficios. Muchos, especialmente los que fueron traídos a los Estados Unidos como niños, tienen escasos lazos con sus tierras nativas, y algunos enfrentarían persecución y muerte si regresan.

Si la deportación masiva está descartada -y esperamos que Ryan tenga razón- la política de inmigración y la retórica siguen siendo importantes. Muchos investigadores, ingenieros, médicos y otros profesionales necesarios que trabajan en los Estados Unidos y salvan vidas americanas nacieron en otros lugares y vinieron a estudiar, trabajar y hacer sus vidas.

Si Estados Unidos es poco hospitalario, muchos no vendrán y el país sufriría una pérdida de talento futuro. (entre los líderes actuales inmigrantes, se encuentran por ejemplo, el fundador de Yahoo, el CEO de PepsiCo, nuestra primera dama entrante, un cofundador de Google, el padre del dueño de Fox News y muchos más.)

En el extremo opuesto de nuestro punto de vista están las personas que dicen que el pecado original por entrar ilegalmente en los Estados Unidos es irremediable e imperdonable, y las personas que lo hicieron deben ser deportadas a su patria.

Simplemente no estamos de acuerdo – algo que todavía es aceptado en la América que amamos. Vamos a defender a nuestros vecinos, quienes resulta que han nacido en otros lugares y quienes enriquecen nuestras comunidades y sustentan nuestra economía.


Start a dialogue, stay on topic and be civil.
If you don't follow the rules, your comment may be deleted.